Dilema médico: tratar o no tratar en los tiempos del COVID-19

Dilema médico: tratar o no tratar en los tiempos del COVID-19
  • Publicación de la entrada:08/05/2020

Una reflexión…

En estos días, es difícil para los médicos determinar la mejor forma de abordar y tratar a las personas que están gravemente enfermas por el COVID-19. Los datos clínicos sugieren que el sistema inmune desempeña un papel en el declive y la muerte de los pacientes infectados con SARS-CoV-2, y esto ha conllevado a un impulsivo uso de terapias como el esteroide con el fin de controlar esa respuesta inmune. Estos tratamientos antiinflamatorios ejercen su acción ampliamente, suprimiendo el sistema inmunitario y aumentando el temor de que en realidad puedan obstaculizar la capacidad del individuo para controlar la infección viral. Pero el mayor temor es que esto se lleve al extremo, donde la mayoría de los médicos tengan que utilizar todo lo que puedan y esté al alcance de sus manos, para desactivar la respuesta inmune. Sin embargo, se debe tener presente, que no se puede derribar el sistema inmune en el preciso momento en el que esté combatiendo la infección.

En este preciso momento, en que las personas infectadas por SARS-CoV-2 están inundando los hospitales del mundo, nosotros los médicos estamos yendo a través de un flujo de datos incompletos y en pre-impresiones que no han sido revisados por pares, con un solo fin y es el de encontrar alguna forma de ayudar a los pacientes y poder compartir esta experiencia. Algunos grupos de médicos están probando mezclas o cocteles de terapias no probadas, en un intento desesperado por salvar la vida de los pacientes, y muchos hemos observado el deterioro de ellos frente a nuestros ojos, convirtiéndose en una motivación más para conseguir e implementar cualquier terapia que se crea que puede ser efectiva.

Análisis iniciales sobre el Coronavirus han reportado que no solo es el virus el que devasta los pulmones y mata, más bien, una respuesta inmune hiperactiva podría contribuir en este proceso. Los pacientes gravemente enfermos tienen niveles altos de citoquinas en sangre, especialmente la IL6. Esta IL6 es el llamado a las ‘armas’ para algunos componentes del sistema inmune, dentro de estos, los macrófagos, los cuales alimentan la inflamación y dañan las células pulmonares; por consiguiente, una estrategia sería bloquear la IL6, sin embargo, en el mundo los investigadores están trabajando en la obtención de mayor cantidad de datos o información para la aprobación de dichos medicamentos contra el COVID-19. Estos inhibidores de IL6 podrían suprimir solo la respuesta inmune regida por esta citoquina, permitiéndole al organismo seguir utilizando otro tipo de respuesta que podría ayudar a combatir el COVID-19; a diferencia de los esteroides, que podrían reducir la capacidad del organismo para combatir la infección por SARS-CoV-2 en general, es decir, los esteroides pueden suprimir no sólo los macrófagos, sino los CD4 y CD8, estos últimos, llamados las células antivirales del organismo, más eficientes y capaces de destruir las células infectadas por el COVID-19, en una forma más precisa que los mismos macrófagos. Evidencias previas por infecciones por Coronavirus, sugieren que los esteroides brindan pocos beneficios e inclusive se han asociado con retraso en la recuperación del paciente. Muchas autoridades de salud en el mundo incluida la OMS, están a favor de la realización de ensayos clínicos con el fin de evaluar la acción o eficacia de estas terapias en el escenario del COVID-19. Un ensayo clínico está siendo llevado a cabo: ‘RECOVERY’ en el Reino Unido, donde se evaluarán los esteroides y otras terapias potenciales contra el COVID-19. En este ensayo clínico se utilizarán dosis bajas de esteroides, ya que las dosis altas no están recomendadas en forma rutinaria. 

En conclusión, una combinación de daños causados por el virus SARS-CoV-2 y la respuesta inmune no es infrecuente. Hay virus, como el norovirus que causa una infección inmediata, es decir un periodo de incubación y sintomático muy corto y el efecto se debe probablemente al virus en sí; por el contrario, las personas infectadas por el SARS-CoV-2 no presentan síntomas sino hasta varios días después, para entonces, el daño colateral de la respuesta inmune a menudo ha contribuido con la enfermedad. Es difícil determinar o cuantificar la participación de cada uno de estos actores por separado, o sea del virus SARS-CoV-2 o de la respuesta inmune, por lo general será la combinación de los dos.

En estos días difíciles para la humanidad, en donde estamos bajo la ausencia de una respuesta certera para combatir este SARS-CoV-2, esperamos que los científicos o investigadores lleguen a tener evidencias científicas de que una terapia combinada entre inhibidores que no supriman por completo el sistema inmune en combinación con un medicamento antiviral que ataque el virus, sea la mejor opción frente a qué no tratar. Por el momento, seguiremos en este dilema de tratar o no tratar al COVID-19, el tiempo nos dirá que fue lo mejor…

Basado y adaptado del artículo: How does COVID-19 kill?. Por Heidi Ledford. Nature. Vol 580, 16 april 2020.